lunes, 21 de mayo de 2012

Silencios incómodos

Cuando no sabes qué decir en esos momentos tan importantes.
Eres capaz de hablar durante toda una tarde, sin parar, hasta que tocan ese tema que tanta, "vergüenza", podríamos llamarlo, te da.
Suelta todo por esa boca y tú muda, quieta, sin saber cómo reaccionar a ello.
Te encantaría decirle un millón de cosas, pero temes que piense de otra manera y le puedas perder. De esa forma vas acumulando y acumulando. Las cosas que querrías decir te las vas guardando para ti. ¿Llegamos a alguna parte con ello? La respuesta creo que es un no. Aunque a veces puede que sea un sí, pero pocas, repito, muy pocas, poquísimas.
Miradas y silencios incómodos.
No sabes qué decir, ni como reaccionar. Sueltas lo primero que se te pasa por la cabeza, o intentas hacer un pequeño resumen de todas las ideas que tienes en la cabeza.
Al final todo sale mal. Malentendidos.


-Para mí es algo muy importante...
-¿Y yo no soy lo suficientemente importante para ti no?


Aquellas palabras llegaron.


-No...no es eso...
-¿Entonces?
-Que me cuesta...Para mi eres lo más importante en estos momentos... y creo que lo sabes de sobra...
-Creo que a veces resulto pesado, pero tienes que entenderme y parece que pasas del tema o no quieres contestarme porque no te da la gana, es eso, ¿verdad?
-No...joder, sabes que me cuesta...Lo que no quiero que pienses es que no me importas nada, cuando es todo lo contrario, de verdad. Si tienes esa idea en la cabeza ya la estás eliminando, porque no es cierta...Te quiero y no quiero perderte nunca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Drugs

Photobucket